Antes de coger patatas de una bolsa y arramplar con ella, mejor nos metemos en la cocina y elaboramos un plato rico y sencillo con este alimento que, al menos, nos aporte algo de nutrientes. La semana es tan dura que no pasa nada por permitirnos un capricho en forma de plato único.

Ingredientes:

  • 4 patatas
  • 2 huevos.
  • 4 dientes de ajo.
  • 1 cucharadita de comino.
  • ½ cucharadita de pimentón dulce.
  • 1 tarro de tomate natural.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Perejil.

Preparación:

Pelar las patatas y cortarlas en rodajas finas (o al gusto) y freímos en una sartén con abundante aceite.

Pelamos los ajos, les hacemos una incisión y los majamos en un mortero, al que añadiremos el comino y seguiremos majándolos.

Añadimos el majado y la salsa de tomate natural a la sartén que tiene las patatas y removemos bien durante 10-15 minutos. Después, retiramos el exceso de aceite con una cuchara, añadimos el pimentón y un poco de agua. Sazonamos, añadimos el perejil y damos vueltas hasta que espese un poco.

Vertemos un chorrito de vinagre, batimos los huevos en un bol y los añadimos a la sartén con las patatas. Mezclamos bien y servimos en una fuente.