Para algunos tres meses de gazpacho no es suficiente y, para otros, ya tiene en mente el recetario de otoño. En cualquiera de los dos casos, las propuesta que te traemos a continuación seguro que hace las delicias de ambos bandos: fórmulas alternativas de hacer un gazpacho y que no todo gire alrededor del tomate.

1.Gazpacho o crema de melón. Una especie de sopa fría cuya elaboración consiste en poner toda la pulpa del melón en el vaso de la batidora. La trituramos muy bien junto con nata, añadimos una pizca de sal y de pimienta negra. Guardamos en el frigorífico hasta el momento de servir. Servimos la sopa de melón muy fría con taquitos de jamón crujiente por encima, un chorro de aceite de oliva y decoramos con una hojita de menta.

2. Gazpacho de cerezas. Se elabora como la receta tradicional pero, con mitad de cerezas y mitad de tomates. Necesitarás: cerezas sin el hueso, tomates bien maduros, medio pimiento verde, media cebolla, 1 diente de ajo, sal, aceite, pan duro y vinagre de cereza o Jerez. Lo introduces todo en la batidora y mezclamos hasta tener una caldo homogéneo. Dejamos reposar en la nevera y podemos decorar con trocitos de cereza.

3. Gazpacho blanco con espárragos. Adaptación del tradicional gazpacho de huevos con el toque de los espárragos. 150 gr. de espárragos trigueros, 4 huevos, pan  duro, 2 ajos, aceite de oliva, vinagre y sal. Deberás freír primero los huevos y los espárragos en trocitos en una sartén con un poco de aceite y apártalos. Mientras, vierte en la batidora los huevos fritos, el pan, la sal, el vinagre y los ajos pelados. Bate bien y añade los espárragos, mézclalo de nuevo.

4. Gazpacho de almendras. Para elaborar esta crema supernutritiva primero, cortamos un tomate en trozos grandes y mojamos la miga de un pan duro en vinagre.  Ponemos ambos ingredientes en la batidora junto a unos dientes de ajo y almendras. Añadimos un vasito de agua., sal y vinagre. Trituramos unos 5 minutos hasta que la consistencia sea cremosa y la dejamos reposar en la nevera un par de horas como poco. Se toma fría y podemos decorar con un chorrito extra de aceite y  guarnición de jamón, huevo cocido o cebolleta.