Marta Fernández es una de las periodistas que más peso ha tenido en nuestra pequeña pantalla. Y nos cuenta que, en el año 2003, su abuela le escribió en un cuaderno de tapas duras cerrado con un lazo sus recetas preferidas. «En sus páginas están sus secretos en los fogones, pero también el recuerdo de tantas horas compartidas en la cocina con mi madre. Allí charlábamos, nos contábamos confidencias y preocupaciones, construíamos la vida. El resultado eran platos como este bacalao al pil pil», uno de sus favoritos. ¡Qué aproveche!

Ingredientes:

  • 1 kilo de bacalao en salazón en tajadas finas
  • 10 dientes de ajo
  • 1 guindilla pequeñita
  • 250 ml de aceite de oliva virgen

Es importante tener una cazuela de barro de fondo plano y una cocina con fuego

Preparación:

  1. Durante dos días se tiene en remojo el bacalao, cambiándole el agua cada ocho horas. Antes de ponerlo en remojo, tenemos que pasarlo por el grifo para quitar el exceso de sal.
  2. Cuando vayamos a cocinarlo, ponemos el bacalao en una cazuela normal con agua que lo cubra. En cuanto empiece a salir espuma, lo retiramos para que se enfríe. Ya frío, sacaremos las tajadas del agua y retiraremos el máximo de espinas. Guardamos el agua del bacalao.
  3. En la cazuela de barro ponemos todo el aceite y freímos los ajos partidos en láminas con mucho cuidado de que no se quemen. Cuando estén dorados, los sacamos y los reservamos.
  4. Dejamos que el aceite se enfríe un poco para que bacalao no se fría. Ponemos las tajadas siempre con la piel hacia abajo. Lo tapamos un poco para que no salte.
  5. Echaremos entonces los ajos sobre el bacalao y la guindilla y empezamos a mover la cazuela de barro sobre el fuego. Llega el momento de utilizar el agua con la que le hemos dado el hervor al bacalao. La vamos añadiendo poco a poco sin dejar de mover la cazuela. El agua y los ajos cuajarán para formar la salsa característica del pil pil.

Se tarda en hacer unos 15 minutos. «Y queda muy rico».

Deja un comentario