Hay un plato gastronómico que une a españoles y lusos. Al traspasar la frontera al país vecino, solemos llevar en mente una receta para degustar y es que se trata de una las fórmulas más especiales de preparar el bacalao que suele encantar. Es el llamado «bacalao a la dorada» o, en portugués, «bacalhau a dourada».

Cuentan que su origen reside cerca de Badajoz, en Elvas, villa fronteriza. Al parecer unos turistas españoles llegaron al anochecer a una posada que ya había cerrado su cocina. Sin embargo, los viajeros madrileños hambrientos solicitaron que, por favor, les cocinara algo. El Director del Parador pidió a los cocineros que preparasen al grupo algo de cena. Cuando los empleados llegaron a la cocina, solo disponían de sobras y observaron que aún quedaban trozos de bacalao, patatas fritas, huevos y cebollas. Así que mezclaron todo eso y, ¿cuál fue el resultado? Uno de los platos más deliciosos y demandados por españoles cada vez que acuden a Portugal, el bacalao a la dorada.

Tú también puedes elaborar en casa esta receta, así que no te resistar a probar estar delicia hecha con tus propias manos y ¡toma nota!

INGREDIENTES (4 personas):

  • 400 gr. de migas de bacalao salado (previamente desaladas)
  • 6 huevos grandes
  • 1 cebolla grande
  • 4 patatas grandes
  • Sal y pimienta negra
  • Perejil fresco
  • Aceitunas negras sin hueso
  • Aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN:

Lo primero que necesitamos para nuestro plato es tener desalado el bacalao. Este producto ya se puede adquirir así para ahorrar tiempo en la preparación. El primer paso será desmenuzar las migas de bacalao previamente desaladas. Una vez listo, lo cocemos durante dos minutos y lo apartamos.

Después le toca el turno a las patatas: se lavan, se pelan y se cortan en forma de pajitas muy finas. Es importante que una vez cortadas, dejemos las patatas en agua fría durante unos 10 minutos (para que al freírlas no se peguen). Transcurrido este tiempo las secamos y dejamos reposar. Coge una sartén e introduce la cebolleta cortada en juliana fina para saltearla, cuando comience a ablandarse añade los trozos de bacalao.

Aparte, en otra sartén, fríe las patatas hasta que estén doradas y crujientes. Una vez listas, mezclalas con el sofrito de cebolla y bacalao y añade los seis huevos batidos, removiendo con cuidado hasta que el huevo empiece a cuajar. Procura que el fuego esté muy bajo para lograr que esté muy jugoso.

Una vez lo tenemos todo, solo nos queda la presentación. Vertemos nuestra receta en una fuente (si es de barro, mejor) y rociamos con perejil junto con las aceitunas negras para decorar y aportar un extra de sabor y color a esta increíble receta lusa con orígenes extremeños.