Muchas veces elegimos un refresco light frente a su versión original pensando que escogemos la opción más saludable, ¿pero qué significa realmente light?

Pensamos que un alimento light no engorda, por lo que consumimos más cantidad del mismo sin tener ningún cargo de conciencia y suponiendo que se trata un producto saludable. Sin embargo, que un alimento sea light no quiere decir que se hayan eliminado sus calorías, grasas y azúcares, sino que estas han sido reducidas en al menos un 30% de la versión convencional.

La reducción de este aporte calórico representa, además, una reducción del sabor del mismo. Para compensar esta pérdida, se le añaden al producto otros edulcorantes y aditivos artificiales que pueden acabar siendo más dañinos que el original.

Por lo tanto, una de las recomendaciones más importantes a la hora de comprar productos bajos en calorías es leer bien las etiquetas y valorar si nos compensa comprarlo o no.