Remains of food on an empty plate Allium Allium Sativum Arrangement Blue Blueness Bluish Blur Blurred Blurry Close Close Up Close- Close-Range Photograph Close-Range Photographs Close-Up Close-Ups Closeup Closeups Cloth Napkin Cloth Napkins Cloth Serviette Cloth Serviettes Crumpled Cutlery Eaten Empty Emptyness Fabric Napkins Fabric Serviette Fabric Serviettes Fabric napkin Finished Flatware Focus Food Food And Drink Food Remains Food Scraps Foodcollection Foods Foodstuffs Fresh Furnishings Furniture Garlic Garlic Clove Garlic Cloves Gold Edge Plates Gold Edged Plate Gold Rim Plate Gold Rim Plates Gold Rimmed Plate Gold Rimmed Plates Herbage Herbal Herbs Indoor Indoor Photo Indoor Photos Indoor Shot Indoor Shots Indoors Ingredient Ingredients Inside Interior Interior Photo Interior Photos Interior Shot Interior Shots Interior View Intimate Leavings Left Over Left Overs Leftovers Menta Mentha Pipenta Mentha Piperita Mentha X Piperita Mint Napkin Napkins Near No One No-One Nobody Noodle Noodles Nutrition Onion Family Vegetable Onion Family Vegetables Out Of Focus Pasta Dishes Pasta Plates Pasta plate Pepper Mint Leaf Pepper Mint Leaves Peppermint Peppermint Leaf Peppermint leaves Plate Plates Raw Remains Retro Royalty Free Rustic Scraps Series Serviette Serviettes Soft Focus Still Still Life Still-Life Stillife Stills Studio Photo Studio Photos Studio Shot Studio Shots Style Table Tables Timber Table Tranquil Uncooked Unfocused Veg Vegetable Vegetables Veggies Vegies Vintage White plate White plates Wooden Table

¿Cuántas veces te han soltado este refrán y no precisamente mientras estabas sentado a la mesa? Más de las que te gustaría haber escuchado porque más o menos ya todos nos hacemos a la idea de lo que estas palabras significan, pero puede que no sepas por qué ajos y no cebollas. O tabasco.

Quien se pica, ajos come (o mastica) es un refrán popular tan asentado en nuestra cultura como otros muchos que vagabundean por ahí y que seguiremos rescatando, siempre y cuando tengan algo que ver con la comida. El de hoy guarda una relación directa, tanta que hay dos significados para este proverbio español.

El primer significado que otorgamos a este refrán es el más popular de todos y el más conocidos por todos: sin llegar a ser un insulto, es un refrán que empleamos para reprender a una persona cuando está enfadada, dando a entender que si se ha ofendido por algo habrá sido porque se ha identificado con la acusación que le hayan hecho. Darse por aludido en resumidas cuentas.

La segunda lectura que podemos sacar de este proverbio, quizá no la más conocida ni recurrente, es más positiva que la anterior: quien insiste mucho en algo, termina por conseguir su recompensa. Esto es, si te pica mucho la boca será porque habrás comido mucho ajo. Si has conseguido una recompensa, será porque habrás trabajado mucho en ello.