Vaya por delante que ni estamos llamando gordos a los hijos de nadie, ni mucho menos serpientes, pero aprovechando que es el Día del Padre no está de más hacer algunas recomendaciones para con sus hijos. Aquí nuestro mejor regalo en forma de refrán.

El refranero español es tan amplio que nos da hasta para celebrar un día tan especial en el calendario como este 19 de marzo.

Lejos de querer poner en jaque a los hijos, sí alertamos a esos padres que se pasan toda su existencia consintiendo a sus descendientes, por mucho que se lo merezcan.

Quien a su hijo consiente va engordando una serpiente. Un dicho muy apropiado que se podría equiparar al mismo que nos alerta de alimentar a la bestia. Cuando se consiente mucho a un hijo qué puede pasar. Fácil, que terminarás por engordar tanto el ego de esa criatura que puede terminar por convertirse en tu enemigo cuando no consiga lo que quiere, como las serpientes.