Ilustración: Angie Díaz

Praga no es solo un cuento de personajes medievales que pintaron una ciudad que se ha mantenido intacta; Praga son muchas historias. La de los jóvenes que agotan sus noches entre murales callejeros y mesones donde la elaboración de cerveza es una ciencia y que despiertan entre edificios barrocos, góticos y modernistas. La de una capital que, resignada, sufrió la invasión alemana y el comunismo soviético. Desde su antiguo reloj astrológico hasta lo último en gastronomía en el barrio de Vinohrady. ¿Te apuntas a descubrirla?

Qué ver y qué comer en Praga en 24 horas

08:00 CAFÉ OBLIGATORIO

Las cafeterías son tan numerosas en la ciudad que es fácil encontrar una mesa a salvo de turistas. En pleno casco viejo está Bakeshop que, además de sus exquisitas tartas, llenan sus enormes tazas de buen café y cualquier variedad de leche. Si amaneces al otro lado del Moldava, Roesel Craft Beer & Cake no sólo presta atención a su bebida nacional (la cerveza, que elaboran de forma artesanal), sino que guarda un pequeño capítulo de su carta para entrar en calor a base de buena cafeína. Pero si lo tuyo es desayunar con cuchillo y tenedor, sin duda tienes que dejarte ver en Café Letka.

Qué ver y qué comer en Praga en 24 horas

10:00 REGRESO AL MEDIEVO

Staromestské Námestí, la plaza de su ciudad vieja, es el punto de partida para hacer un auténtico viaje al pasado. La Iglesia de Nuestra Señora de Týn le hace la competencia a un Reloj Astronómico en el que la muerte te recuerda, cada hora, que tu tiempo en este mundo se agota. Pero aún tienes el suficiente como para adentrarte en un castigado barrio judío de Josefov que ahora es la milla de oro praguense, para perderte en Klementinum, una biblioteca atiborrada de tesoros barrocos y subir hasta el parque Letenské Sady y ver todos los puentes de la ciudad.

Qué ver y qué comer en Praga en 24 horas

13:00 GULASH Y CERVEZA

La cerveza en Praga es ciencia y cada taberna elabora la suya propia; no confíes en aquellas que vengan con etiqueta. Cuna de la Pilsner, la rubia es de foráneos. Novomestsky Pivovar (pivo es cerveza en checo) es uno de esos enormes mesones en los que los platos son sencillos, nada artificiales y caseros. Al igual que Lokál que, con tres locales en la ciudad, se reviste de modernismo sin perder de vista la tradición. Una revisión de la gastronomía que sí hacen en Kampa Park Restaurant, con una terraza por la que han pasado personalidades como Stallone o Bill Clinton. Y en todos se sirve gulash.

Qué ver y qué comer en Praga en 24 horas

16:00 PURO ROMANTICISMO

Cuentan que Praga es para románticos y que, poco a poco, le come terreno a otras ciudades europeas que no consiguen cubrir su ciudad con esa densa niebla que, lejos de parecer tenebrosa, le da más encanto a uno de sus grandes tesoros: el puente de Carlos. Ése que nos descubre su barrio de Malá Strana, con un entramado de calles que ascienden al castillo de la ciudad y a la Catedral de San Vito, con las imponentes vidrieras de Alfons Mucha. Si la luz aún te da un poco de tregua, coge el funicular hasta la Torre de Petrín, para dar ese beso que dicen renovará tu amor un año más.

Qué ver y qué comer en Praga en 24 horas

19:00 LA CIUDAD NUEVA

Nové Mesto es el nombre que recibe la parte más moderna de la ciudad vieja, porque aquí lo ecléctico y la mezcla cosmopolita de gentes es un capítulo más de su historia. Cada vez más repleta de bares y restaurantes, aún se mantienen algunos clásicos como U Fleku, la cervecería más antigua de la ciudad. Para dar el salto al siglo XXI, tienes las carnes a la brasa del Gran Fierro o las pastas en el punto perfecto de cocción de Aromi, el italiano más elegante de Vinohrady, la antigua zona de viñedos, ahora reconvertida en el barrio más de moda de la capital.

Qué ver y qué comer en Praga en 24 horas

20:30 INTERIORISMO DE DISEÑO

Porque en Praga los edificios son una auténtica belleza por fuera y por dentro. La decoración se cuida hasta el detalle, como tras las cortinas de Café Café, a pocos metros de uno de sus mercadillos callejeros más antiguos, donde puedes tomarte un café en copa o un cóctel con sabor a frutas. Si te queda energía, desciende hasta el sótano de Lucerna Music Bar para rodearte de gente guapa y no dejar de bailar. Ahora ya eres capaz de quedarte con una Praga: la medieval barroca y gótica, en Golden Well Hotel, o la vanguardista que ha sabido coquetear como nadie con el cubismo en The ICON Hotel & Lounge.