El poke –en hawaiano, ‘cortado transversalmente en pedazos’- es lo más de lo más.
Es la última moda culinaria, que tiene pensado cambiar nuestra alimentación.

Se trata de un plato original de Hawái en el que se mezcla hidratos, proteínas y
vegetales, combinados con salsas que añaden sabor y potencian todos los
alimentos del bol en el que van servidos. Los productos que lleva son arroz, algas,
aguacate, cebolleta, salmón, atún… entre otros.

Las islas volcánicas Hawaianas sufrieron una llegada masiva da japoneses a sus
tierras, lo que provocó que la cocina y la cultura se vieran, en cierta medida, poseídas
por los isleños.

Pero el poke no se ha internacionalizado hasta hace apenas una década, y la única
explicación es que el territorio original pilla un poquito lejos. Es un plato
nutritivo, ligero y sano, el cual derrocha Omega 3.

Desde las islas animan a continuar con las recetas originales, sencillas y sabrosas.Y, lo que es aún mejor, ¡lo puedes hacer en casa! Tan sólo tienes que congelar el
pescado durante al menos dos días a una temperatura de -20 grados, así
evitaremos el anisakis y los disgutos… y acordarte de no marinar el pescado
crudo.