Solemos pensar que porque dediquemos un ratito al día a correr o a practicar algún deporte ya estamos más que preparados para correr una maratón. Pero nada más lejos. Porque, según los expertos, se deben seguir algunas pautas que son necesarias para realizar el esfuerzo que supone esta actividad. Sobre todo, lo que más preocupa a los corredores es qué hacer el día de antes. Así que apunten. ¿Listos?. ¡Ya!

– Descansa bien. Es muy importante dormir entre seis y ocho horas la noche anterior. No se te ocurra irte de fiesta o trasnochar antes de la competición. ¡Lo arruinarás todo!

– No cambies tus hábitos alimentarios los días de antes. Sigue con tu rutina, ni comas más ni menos de lo habitual. Si tu organismo ha funcionado bien con esa cantidad y esos alimentos no los modifiques. Es preferible que optes por alimentos ricos en carbohidratos como pasta o arroz, o proteínas como carne a la plancha.

– Es tan importante alimentarte bien como estar hidratado. Bebe agua constantemente pero tampoco te pases. Evita la sensación de hinchazón en el estómago que si no, no descansarás bien.

– Sal a correr el día anterior pero con trote suave y como mucho 5 kilómetros de distancia.

– Intenta estar positivo y con buena actitud. Es importante que estés fuerte psicológicamente para que afrontes con energía la carrera. ¡A por todas!