¿Has comido carne Kobe alguna vez? ¿Quizás te suena más el nombre wagyu? Ultimamente – como ya pasó con los muffins hace un tiempo, o más tarde con los yogures helados – no paramos de escuchar a la gente hablando de este tipo de carne, opinando y debatiendo sobre estos conceptos y, cómo no, viendo como muchas de las cartas de los restaurantes los ofrecen, sobretodo en deliciosas hamburguesas. Pero, ¿qué es realmente esta carne?

En primer lugar tenemos que diferenciar los dos conceptos, no es lo mismo Kobe que wagyu. Toda la carne de Kobe sí es wagyu pero no todo el wagyu es carne de Kobe. Wagyu significa literalmente carne de vaca japonesa, sin embargo solamente cuatro razas de vacuno están consideradas Wagyu en Japón: Japanese Black, Japanese Shorthorn, Japanese Brown y Japanese Polled. Pero para que la carne sea carne de Kobe esto no es suficiente. La carne de Kobe no es certificada como tal hasta que se ha sacrificado a la res y debe cumplir unos requisitos muy específos – como el aprovechamiento, la zona de nacimiento y crianza, el sabor, textura y peso, entre muchos otros.

Debido a sus características tan especiales y a su poca oferta, la carne de Kobe tiene un precio muy alto, así que si no has pagado alrededor de unos 90 por un plato probablemente lo que hayas comido no sea carne de Kobe japonesa real, sino más bien carne de Wagyu mestiza con alguna raza de vacuno autóctona española y, obviamente, más barata. Sin embargo, aunque pocos, en España ya hay algunos restaurantes que ofrecen esta carne en sus platos.

Los que la han probado aseguran que su textura es increíblemente suave – dicen que casi se deshace en la boca – y que su sabor es espectacular.

Samuel García

S4MU3LT4p4$12