De todo, obviamente. Pero los hay que se abalanzan sobre las paellas precocinadas, esas que se recalientan en un microondas hecho especialmente para ellas y que aseguran que su recuerdo de nuestra gastronomía no será legendario. Otros no pueden escaquearse y terminan pagando el triple por una cena que a ti y a mí, nos saldría por dos duros. Nos pasa a nosotros cuando salimos de nuestras fronteras y lamentablemente les pasa a ellos cuando cruzan las nuestras. Ser turista no es fácil y eso lo sabe Devour Spain y se encargan de que comer bien y descubrir la historia de una ciudad a través de sus platos más emblemáticos sea posible.

Diversas rutas y recorridos por la ciudad (entre 3 y 4 horas) ideados por la empresa Devour Spain, se aseguran de que las cosas cambien y que nuestros tan queridos (y necesarios) guiris se lleven la mejor impresión descubriendo nuestros topicazos culinarios pero sin dejar de lado los productos y elaboraciones clásicas que no faltan en el día a día de un español. ¿Lo mejor? Que el recorrido viene bien regado de comida y al terminar no hay quien pueda decir que tiene hambre, pero también que se cuenta el origen de todo lo que se llevan a la boca así como su elaboración, proceso e historia: Si el vermut que ofrecen en una de sus paradas lo sirve una encantadora pareja que regenta un bar en Barcelona, ellos se encargan de contar la historia que los llevó a montar el negocio; si introducen a sus clientes a una de las mejores tortillas de patatas de Madrid, se encargan de contarles cómo es que José, su creador, las hace a diario sin dejar que se le caiga ni una al suelo. Y ya de paso, les enseñan a escanciar una buena sidra. De hecho, si te crees un experto de la cocina de tu propia ciudad (y sabes inglés), deberías ponerte a prueba con una de sus rutas.

Entre medias de cada parada zampona alguno de los guías de cada uno de los tours (disponibles en Madrid , Barcelona y Sevilla, explica el por qué de cada barrio, mercado, plaza y monumento. Porque al final todo va relacionado… comida, bebida, historia y ¡placer!

Fotos: Devour Spain