La respuesta es rotundamente sí. Claro que toda buena noticia suele venir acompañada de una menos buena y en este caso lo hace en forma de excepción: no todos los quesos pueden llegar a alargarnos la vida, sólo los más viejos, entre los que se encuentran el cheddar, el parmesano y el brie.

No está nada mal que entre toda la gama de quesos existentes estos tres, generalmente lo más ricos, y en sus versiones más antiguas, estén en la lista de los quesos viejos que sí podrían llegar a hacernos ganar unos cuantos años de vida más, según el estudio realizado por la Universidad de Texas A&M.

La investigación seguida por esta universidad reseña que estos quesos maduros cuentan con un compuesto llamado espermidina, encargado de detener la creación de células hepáticas en mal estado y que no se regeneren ocasionando más daño a los órganos. En especial, este compuesto tiene la capacidad de prevenir enfermedades como el temido cáncer de hígado y la fibrosis.

Una teoría llevada a la práctica en animales, consiguiendo que su ingesta provocara en ratones un aumento de esperanza de vida del 25%. Una información que llevada a los humanos estaría relacionada con un aumento de la esperanza (de vida) de los 81 años actuales hasta los 100 años, según informa The Express.

Ya lo decimos nosotros, si tu vida no te gusta, ponle queso (pero que sea cheddar, brie o parmesano).

 

via GIPHY