Durante los últimos 2.000 años, el vino ha evolucionado en concepto pero no ha cambiado en esencia. “Porque las resacas apestan”, reza en la página web de Rebel Coast Winery, la firma que acaba de sacar el primer vino Sauvignon Blanc sin alcohol pero con infusión de marihuana. Una bebida, que como dicen ellos mismos, huele a esta planta mezclada con limoncillo, lavanda y cítricos pero sabe realmente a vino blanco.

Esta creación contiene tetrahidrocannabinol, THC o lo que es lo mismo, el compuesto psicoactivo que contiene el psicotrópico del cannabis. Según sus informaciones, una copa de este vino contiene 4 miligramos de este compuesto tardando una media de 15 minutos en hacer efecto. “Los enólogos llevan años haciendo vinos con infusiones, pero nadie había desarrollado un método confiable para extraer el alcohol e integrar los ingredientes activos del cannabis sin impactar la calidad del vino”, explican. Tras la legalización de la marihuana recreativa en California, que entrará en vigor en 2018, Rebel Coast estará a la venta en las licorerías de todo el estado al precio de 59,99 dólares la botella.