Si ahora que se acerca San Valentín pensabas regalarle una experiencia inolvidable a tu pareja (siempre que le guste comer y nadar, claro está) “The Pearl” es con lo que siempre soñaste.

Hace un par de días, la agencia de noticias Reuters se hacía eco de la noticia del primer restaurante diseñado para buceadores. Un invento que ha tardado alrededor de un año en construirse y que por fin ya podemos sumergirnos para probarlo.

Ubicado en una piscina en Bruselas, el restaurante lo conforma una especie de esfera blanca de dos metro de ancho, sumergida a unos 5 metros de profundidad que dispone de una mesa para poder disfrutar de una cena como ninguna otra.

La comida, servida por expertos en buceo, se entrega a los comensales mediante unos estuches impermeables donde podemos encontrar una serie de platos que van desde el foie gras, ensalada de langosta y, cómo no, champán. ¿El precio de la cena? 99 euros por persona.

© Yves Herman / Reuters