Una pareja de Colorado amante del whisky quiere facilitarnos la oportunidad de oler a Pit Liquor, un desodorante hecho con whisky, libre de toxinas, orgánico y body friendly. “Formulamos este desodorante mientras mi mujer estaba embarazada y no podía soportar los desodorantes habituales ni la inacción de los naturales”, explica su creador. “En un momento de desesperación probé a usar desinfectante de manos y funcionó. De ahí nació la idea”, cuenta su mujer. Esta pareja ha creado de la necesidad un desodorante que proviene de tres variedades de alcohol: Whisky Lavender, Whisky Vainilla y Whisky Black Pepper, en cuyas botellas se pueden encontrar restos de lavanda, vainilla y pimienta porque todo se hace con productos naturales.

Los creadores de Pit Liquor promocionan los beneficios de usar alcohol para mantenerse libre de olores corporales puesto que según ellos mismo explican, las axilas huelen a causa de las bacterias que se crean y su alcohol contiene un extracto que te mantiene alejado de ellas. “Es el mismo principio que el desinfectante de manos. Hemos hecho pruebas con marines, profesores, hombres de negocios, artistas, policías, madres y padres y nadie se ha quejado del olor”, explican.