No sabemos si algún día llegará a España, lo que sí tenemos claro es que sería un auténtico bombazo. Y no por la novedad (y curiosidad), que también, sino porque sería la solución a esos antojos nocturnos tan típicos después de una buena fiesta que, la mayoría de las veces, solo pueden satisfacerse con un vaso de leche con cereales.

Sí amigos, si pensabais que de un cajero solo podía salir dinero estabais todos muy equivocados porque ahora también podemos conseguir pizzas. Ha sido, cómo no, en Estados Unidos, en la Universidad de Xavier, en Cincinnati (Ohio), que desde hace varios años cuenta con premios gracias a la buena calidad de su comedor. La máquina, que recibe el nombre de Pizza ATM, ha sido patentada por la expendedora francesa Adali e instalada por Paline, la distribuidora que la ha llevado a EE.UU.

Funciona las 24 horas del día y elabora pizzas en tan solo 3 minutos. ¿Cómo? En primer lugar pasas tu tarjeta por el lector, eliges el tamaño y los ingredientes que deseas que ésta lleve. Una auténtica genialidad que esperemos no tarde mucho en implantarse en Europa.