Quizá las ensaladas de bolsa, cortadas y lavadas, no sean una opción tan saludable como pensábamos hasta ahora. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos ha etiquetado y retirado del mercado tres proveedores de ensalada de bolsa por posible contaminación por Cyclospora, un parásito intestinal. Este es el último brote conocido de las alertas de seguridad alimentaria en época estival que ya ha provocado que McDonald’s prohiba la venta de sus ensaladas en 14 estados desde hace un mes.

Pero no sólo eso, antes de la Cyclospora, rondó por toda América del Norte el brote de E.coli en la lechuga romana e hizo enfermar a 172 personas. Según un informe de FoodNet que analiza los incidentes de enfermedades transmitidas por alimento, el número total de infecciones por Campylobacter, Listeria, Salmonella, Shigella, Vibrio y Yersinia aumentó en el año 2017 en comparación con el promedio de 2014/2016. Aunque esto no quiere decir que haya llegado a Europa, por ahora los estados han avisado de que la comida fría se mantenga por debajo de los 3ºC y en los restaurantes se sigan los protocolos de seguridad alimentaria a rajatabla.