Si creyésemos todos los titulares de la prensa diaria, este sería el año en el que la sociedad dejase de utilizar pajitas de plástico. Durante los últimos meses, casi todas las grandes compañías se han comprometido a deshacerse de las pajitas y muchos países han comenzado a aprobar (o están en proceso de aprobación) la prohibición de su uso, particularmente en áreas cercanas a las costas, donde los desechos plásticos tienden a ser mucho más visibles.

Un ejemplo de ello es la Primera Ministra del Reino Unido, Theresa May, quien ha propuesto prohibir las pajitas de plástico, los agitadores de bebidas y los bastoncillos de algodón para finales de 2018. También Starbucks ha declarado esta semana que abandonará el uso de pajitas en todos sus locales para 2020. Gracias a estos pequeños movimientos de las grandes empresas, el resto de la industria poco a poco está sumándose al #StopSucking pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Esta medida se ha empezado a tomar al darnos cuenta de que las pajitas de plástico son de un sólo uso, no son fácilmente reciclables y son la séptima pieza de basura más común recolectada en las playas de todo el mundo provocando un gran problema en los animales que viven en nuestros mares y océanos y sino, miren este vídeo y entenderán porqué debemos dejar de utilizarlas.