California tiene previsto incluir etiquetas de advertencia sobre la posibilidad de causa de cáncer en todos los productos relacionados con el café. Esto significa que las cadenas californianas como Starbucks y Peet’s o las tostadoras pronto se verán obligadas a colgar esta advertencia en sus tiendas y a plasmarla en sus productos de forma física. Según la agencia Associated Press, un juez de la Corte Superior de este mismo Estado es el que ha ordenado la obligación de advertir a todos los consumidores después de que se encontrasen evidencias científicas de la aparición del carcinógeno acrilamida, producido durante el proceso de tostado del café.

La decisión final de esta evidencia es la obligación de dar a los clientes “una advertencia clara y razonable” sobre los ingredientes y materiales que pueden afectar a la salud. Aunque la acrilamida resulta de forma natural del proceso de cocción para que los granos sean más sabrosos y en cantidades pequeñas es inofensiva, a partir de ahora todos los productos en este Estado incluirán una etiqueta con la siguiente alerta. “Los productos químicos que el Estado de California reconoce como causantes de cáncer y toxicidad para la reproducción, incluida la acrilamida, están presentes en el café, productos horneados y otros alimentos y bebidas. La acrilamida no se agrega a nuestros productos sino que resulta de la cocción. Como resultado, la acrilamida está presente en nuestro café elaborado”.