Preparado por el chef  Pedro Muñagorri en su restaurante Muñagorri (c/ Padilla, 56), el huevo de nido es un pintxo sabroso y perfecto para tomar en la barra del que imita literalmente un huevo (hecho con manitol) y un nido, con pasta brick, kataifi y rúcula frita. 

Un divertido bocado que hoy deberías probar de hacer en casa para que mañana, cuando celebres el Día Mundial del Huevo, triunfes con tus invitados.

Ingredientes para 5 Pintxos:

  • 5 huevos
  • 300 gr de hongos limpios
  • 250 cl de jugo de carne
  • 100 cl de nata liquida
  • 15 gr de tartufata
  • 300 gr de foie fresco
  • Rúcula 100 gr
  • 50 gr pasta Kataify
  • 50 gr pasta Brick
  • 100 gr manitol
  • 1 gr Azúcar glass
  • Una pizca de sal fina

Para la base crujiente:

Se fríe la rúcula, la pasta Kataifi y la pasta brick cortada en juliana.

Para el relleno:

Se saltean los hongos junto con la tartufata y el foie cortado en dados. Se añade el jugo de carne, se reduce el conjunto y se le pone un golpe de nata liquida. Se corrige de sal.

Para la elaboración de la cáscara del huevo:

Se funde el manitol y con un molde de forma de medio huevo, se van haciendo las cáscaras, dejándolas enfriar a temperatura ambiente.

Montaje del pintxo:

Se ponen los crujientes en el plato de presentación. En el centro se hace un hueco para poner el relleno, encima de éste se pone únicamente la yema de huevo previamente atemperada (sin la clara) y se cubre con la falsa cáscara. Por ultimo, se espolvorea con azúcar glass.