Es el primer sábado de octubre, pleno otoño, y hemos dejado de lado las largas noches de desenfreno, disfrute y fiesta día sí y día también en la calle, en verbenas o a la orilla de playa. El plan perfecto – por muy manido y out que esté – y el que más nos apetece es liarnos en la manta y disfrutar de películas romanticas, y si tienen escenas basadas en nuestra principal pasión – la comida – mucho mejor.

Hoy os hablamos de algunas opciones gastro para disfrutar de este sábado otoñal.

What if

La recién estrenada película canadiense con el ya crecidito – y fuera de su siempre recordado papel de Harry Potter – Daniel Radcliffe en el papel de un joven raro y enamoradizo, Wallace, que cree que Chantry (Zoe Kazan) es solamente su amiga, pero termina dándose cuenta de que siente más que amistad. En una de las primeras conversaciones al conocerse, hablan de la historia de la muerte de Elvis y de lo que tuvo que ver – o no – la masiva ingesta de unos Fool’s Gold, también conocidos como el sándwich Elvis, en honor a él. Este “sándwich” se basa en una gigantesca barra de pan, que se unta de mantequilla y se dora al horno, después de esto se abre y se unta un bote de mermelada y uno de crema de cacahuete y abundante bacon. Según dicen gran parte del problema del peso de Elvis venía de este bomba calórica. En la película este elementro gastro queda marcado en la historia de amor de ambos tanto que incluso se lo regalan mutuamente como muestra de su afecto. Para muchos – incluidos nosotros – esta película nos ha recordado a la adaptación a esta generación de otra grande, Cuando Harry encontró a Sally.

Cuando Harry encontró a Sally

La mítica Cuando Harry encontró a Sally casi no precisa de carta de presentación. Dirigida por Rob Reiner y con unos jovencísimos Billy Cristal y Meg Ryan, también narra la historia de amor de dos jóvenes que en principio poco podrían tener en común. Es imposible no recordar – es casi obligatorio verla, y si ya lo habéis hecho volver a verla – la escena en la que Sally y Harry se encuentran en una típica cafetería estadounidense, o dinner, comiendo un sándwich y unos refrescos y discuten sobre la facilidad con las que las mujeres pueden fingir el orgasmo. “Quiero lo mismo que ella haya pedido” pide una señora a la camarera después de presenciar la escena.

El Gran Hotel Budapest

Una de las obras maestras del siempre grande Wes Anderson, El Gran Hotel Budapest – ganadora de 4 Oscar – también puede ser una de las mejores opciones para disfrutar de tu día libre. En este caso, la película de comedia con tintes de drama, narra la historia de un botones en este gran hotel. Como en casi todos los casos, existe una historia de amor entre el joven Zero Moustafa (Tony Revolori) y Agatha (Saoirse Ronan). La joven prepara pasteles específicos, los courtesan au chocolat de Mendl’s donde introduce pequeñas herramientas para que su amado y el Señor Gustave puedan huir de la prisión. Agatha hace los pasteles a medida y con un packagin al más minimo detalle para que los guardias de la prisión no puedan descubrir las herramientas. Existe incluso un vídeo de cómo hacer tan deseados y recurrentes pastelitos.

Samuel García

S4MU3LT4p4$12