cof

Para esas ocasiones especiales en la que sorprender a nuestros invitados compartimos una receta a base de una de las frutas de temporada.
Ingredientes:

  • 200 g de mantequilla + un poco para el molde
  • 125 g de azúcar
  • 75 ml de agua
  • 10 o 12 albaricoques frescos no demasiado maduros
  • 20 o 24 avellanas sin la cáscara
  • 150 g de azúcar terciado
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de café de extracto de vainilla
  • 50 g de harina de trigo
  • 50 g de harina de trigo integral
  • 1 1/2 cucharaditas de café de levadura química
  • 100 g de avellanas molidas
  • 125 ml de leche entera
  • 4 cucharadas soperas de mermelada de albaricoques
  • Nata fresca o montada, o yogur griego azucarado

Modo de preparación:

Precalentar el horno a 180 grados. Untar con mantequilla un molde de tarta de 23 a 25 cm de diámetro. En un cazo, echar el azúcar en 75 ml de agua y llevar a ebullición mezclando para que se deshaga bien. Continuar la cocción hasta que se caramelice. Retirar del fuego, añadir 50 g de mantequilla-hay que tener cuidado con las salpicaduras- y remover bien para incorporarla.

Echar el caramelo en el molde. Cortar los albaricoques en dos, retirar los huesos y colocar una avellana en cada mitad. Colocar los albaricoques bien apretados, con el lado cortado sobre el caramelo. Batir el resto de la mantequilla y el azúcar terciado hasta obtener una mezcla espumosa. Agregar los huevos de uno en uno, removiendo bien después de cada uno, y luego, añadir la vainilla.

En una ensaladera, tamizar la harina con la levadura e incorporar el salvado que haya quedado en el tamiz. Añadir la avellanas molidas. Con una batidora eléctrica, agregar poco a poco esta mezcla a la masa, alternándola con la leche. Extender la masa sobre los albaricoques y hornear durante 50 minutos. Verificar la cocción con la punta de un cuchillo. Dejar reposar la tarta 2 minutos y desmoldarla. Volver a colocar los albaricoques que se hayan quedado pegados en el fondo de la fuente sobre la tarta. Calentar la mermelada en un cazo con 1 cucharada sopera de agua. Llevar a ebullición, bajar inmediatamente el fuego y dejar que se espese 1 minuto. Pasar la mermelada caliente por el chino y luego dejar enfriar.

Con un pincel, untar la tarta con una capa espesa de mermelada tibia. Servir acompañada de nata fresca o de nata montada.