Paris Jackson, la hija de Michael Jackson, revela dos de los mejores platos que su padre cocinaba.

Hace casi ocho años que el Rey del Pop dejaba huérfana la industria de la música (y al mundo entero) tras sufrir una para cardiorrespiratoria en su casa de Los Ángeles. Un auténtico shock para el mundo entero que siempre lo recordará por temazos como Billie Jean (reproducida en Spotify nada más y nada menos que 200 millones de veces), Black or White,  Beat It y bailes imposibles que seguramente hayas intentado en el salón de tu casa en más de un ocasión.

Hoy, tras varios años de silencio por parte de sus familiares, se han publicado algunos de los secretos nunca antes revelados del cantante. Y todo gracias a su hija Paris quien contaba en una extensa entrevista con la revista Rolling Stone cómo fue crecer al lado de la más grande estrella del pop.

En ella, la hija desvelaba algunos de los recuerdos más sorprendentes como que Michael era, además de gran artista, toda una estrella en la cocina. “Mi padre era un gran cociner. Su pollo frito era el mejor del mundo y me enseñó a hacer pastel de batata”. Una receta que años más tarde el escritor Frank DeCaro incluyó en su antología The Dead Celebrity Cookbook junto a otras recetas de famosos como la del pollo con aguacate y champiñones de Elizabeth Taylor, una grandísima amiga del cantante.