No nos queda muy claro si las hamburguesas están haciendo otro de sus comebacks (uno más) o no, pero lo que si tenemos más que asumido es que hay un nuevo lugar dónde comerlas. Bueno, quien dice comerlas dice saborearlas y disfrutarlas porque en MEAT ambas tareas se llevan a cabo con un resultado más que satisfactorio.

Aquí hay cero quebraderos de cabeza para escoger la hamburguesa perfecta porque Guillermo Ramos Albritton, Jose Luis Martín de Bustamante y Gabriel Santaeulalia Yarte ya han hecho el trabajo de investigación necesario para averiguar cómo servir una que guste a todos y no decepcione a nadie. ¿Quién puede olvidar esa mítica escena en la que Samuel L. Jackson suelta un extenso, interesante y bastante bien informado discurso en Pulp Fiction? Ése acerca de cómo el cuarto de libra con queso de McDonald’s en Francia difiere al de los Estados Unidos gracias a ese sistema métrico que nosotros tanto adoramos y al que ellos no logran acoplarse “¿Pues cómo lo llaman? Lo llaman una “Royale con queso”. Pero la Royal with Cheese de Meat no tiene nada que ver con la de una cadena de comida rápida aunque aquí se puede comer rápido, o muy lento acompañado de unos buenos cocktails. Sea como sea la Royal la hacen con carne de la Sierra que no solo está jugosa sino que aparte es orgánica. Doble puntuación. La acompañan de queso inglés y una salsa que se curran allí mismo con sus propias manos. No podía faltar el pepinillo, una fresca lechuga y unas rodajas de tomate. Hitazo. Nada más y nada menos, porque no hay necesidad de ello. Aunque bueno, sí que entra bien acompañada de unas patatas fritas o aros de cebolla. Caseros, por supuesto.

Vuelven de vacaciones la última semana de agosto, así que queda más que claro a dónde hay que recurrir para que no nos invada la bajona vacacional.

Calle Santa Teresa, 4