Jamie Oliver de los chefs más adorados de la televisión y del Reino Unido y uno de los pocos que lucha día a día por que niños y adolescentes del país lleven una correcta alimentación tanto en los colegios como en casa. Ha sido galardonado con el premio TED (Technology, Entertainment, Design). Tiene alrededor de 20 publicaciones (tanto libros como revistas) acumuladas en su currículo, tiendas de comida, decenas de restaurantes y un canal de televisión en el que te enseña, de forma sana y muy sencilla, a elaborar recetas. Gran comunicador y apasionado de la gastronomía española, nos inspiramos en una de las recetas de su revista de cocina y vida sana para acompañar la comida o cena de tu fiesta de Halloween. Te encantará.

Ingredientes:

  • 125 g mantequilla sin sal, añadir un poco para el molde
  • 300 g harina
  • 2 cucharadas de cacao en polvo
  • 1 cucharada de levadura
  • 1/2 cucharada de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharada de canela molida
  • 1 nuez moscada para rallar
  • 175 g calabaza (si está cocida mejor)
  • 100 ml suero de mantequilla
  • 150 g chocolate con leche
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 175 g azúcar glas
  • 175 g azúcar moreno
  • 3 huevos
  • Para el glaseado de jengibre:
  • 2 trozos de jengibre
  • 1 clementina
  • 200 g azúcar glas

Modo de elaboración:

Precalentar el horno a 170 grados y engrasar el molde con un poco de mantequilla.

En un bol, mezclar la harina tamizada, el cacao, la levadura, el bicarbonato de sodio y la canela. Añadir un poco de ralladura de nuez moscada.

Triturar la calabaza y, a continuación, batir un poco de suero de mantequilla en una jarra. Fundir y añadir el chocolate, seguido del extracto de vainilla, y dejar reposar.

Usando una batidora eléctrica, batir la mantequilla y los azúcares (glas y moreno) hasta que quede esponjoso. Añadir los huevos y, batiendo sin parar, añadir poco a poco la harina y el resto del suero de mantequilla hasta que quede una mezcla homogénea.

Verter la mezcla en el molde y cocer en el horno durante una hora o hasta que el pan esté dorado. Pasado este tiempo, introduce un palillo para ver si el interior está hecho. Retirar del horno y enfriar en el molde durante 10 minutos. Y, posteriormente, retirar del molde y dejar enfriar en una rejilla.

Mientras el pan se enfría, prepara el icing. Para ello, debes pelar y rallar finalmente el jengibre y la cáscara de la clementina. Exprime el zumo de la clementina en un recipiente y luego lo remueves todo con una cuchara (o un tenedor, pero no con la batidora) hasta que te quede una mezcla gruesa. Vierte el icing sobre el pan y espolvorea la canela por encima.

©Jamie Oliver