¡Lo hemos conseguido! La bebida española por excelencia hace triplete en su lista de éxitos al crecer en producción, exportación y consumo (dentro y fuera de nuestro país).

Las cifras hablan por sí solas, y así llevan haciéndolo desde 2006, fecha en la que los números empezaron a volverse parlanchines para decirnos que la cerveza española está en boga en todo el mundo. Todos los países la quieren probar, saborear, producir y tener entre sus repisas más demandadas en los supermercados. Es hora de alegrarse de las cifras dadas por Cerveceros de España, tras la realización del Informe Socioeconómico de 2016, que sitúa a la cerveza como la bebida española más demandada.

Un auge que se traduce en una subida de 2’4 millones de hectolitros desde el año pasado y un total de 261% de aumento desde el año 2006, con claros destinatarios como Guinea Ecuatorial, China, Reino Unido y Portugal. Cifras positivamente escandalosas que llegan acompañadas de otras igualmente buenas de producción y consumo, como el 4’3% de incremento para la producción y un 3% para el consumo, ambas respecto al año 2016.

Este triple crecimiento no sólo sitúa a la cerveza por encima de cualquier otra bebida preferida tanto para españoles como para turistas, también tiene un reflejo importante en la hostelería, que la mejora considerablemente, y, por supuesto, en la economía del país.

Siempre hemos confiado en las cualidades de una rubia fresquita, ahora nos confirma que fuimos listos al confiar en ella.