Madrid en agosto no para. La capital brinda la oportunidad de viajar por todo el mundo a través de sus distintas ofertas gastronómicas sin moverse prácticamente de casa. Viajamos de Japón a Asturias pasando por el País Vasco acompañados de productos de proximidad y mucha cocina de temporada. Estos son nuestros imprescindibles para sobrevivir al calor estival en la ciudad:

1. Terraza de Ramses

Si te entra cierta nostalgia por esos momentos de tarde en la playa tu opción ideal es la Terraza de Ramses. Frente a la puerta de Alcalá, en la Plaza de la Independencia, este espacio moderno y con un ambiente de beach club te ofrece una propuesta culinaria de carnes, pescados y verduras de temporada a golpe de brasa que te encantará. 

Todo ello acompañado de una oferta de bebidas que incluye coctelería clásica y una bodega con más de 300 referencias a vinos internacionales entre los que se encuentran joyas de coleccionista, como la única botella del mundo del champagne de David Lynch, firmada por el cineasta.

Por una media de 40 euros por persona podrás disfrutar de lunes a domingo de productos excepcionales que confirman la vocación gastronómica del establecimiento. Y, además, los viernes acogen distintas sesiones de varios DJ’s en directo

2. La Madreña

Ubicada en una de las principales arterias de la capital, entre Nuevos Ministerios y María de Molina, esta terraza es una de las más codiciadas para pasar una tarde de verano. Entre los motivos, su ambiente relajado. Conseguido gracias a la vegetación de bulevar y un sistema de mamparas que hacen que la insonorización esté asegurada. 

También destaca por su cocina con acento asturiano, hecho que se deja ver tanto en la bodega con varias referencias a Cangas del Narcea, localidad natal de sus dueños, como en muchos de los apartados de la carta: desde los guisos con verdinas, la variedad de cachopos o la selección de quesos, de la que forma parte la receta secreta de su tarta de queso estrella.

Es un oasis único en el centro de Madrid que merece la pena visitar. 

3. Gran Vías 55

El grupo de restauración Grupo Con Fuego, que nació en 2020 de la mano de los hermanos Joaquín y Paco Capel, aunando 15 establecimientos alrededor de toda España, acaba de celebrar su primer año con Gran Vía 55. 

Inaugurada en plena pandemia, esta galería cuenta con cuatro propuestas gastronómicas diferenciadas. La zona Steakburger, dedicada a los amantes de la carne y las parrillas, el italiano Ôven Mozzarella, cuyo punto fuerte está en la elaboración de las masas de las pizzas y uso productos 100% frescos y naturales, El Clandestino y área más íntima, espacio para acompañar la velada con una copa o cóctel de última hora, y The Roastery, la cafetería situada en la planta superior.

4. Patio de Leones

¿Quién dijo que no se puede disfrutar de un buen chocolate con churros artesanos en verano? En el Patio de los Leones, uno de los rincones gastronómicos con una de las mejores panorámicas de la puerta de Alcalá, tienen claro que el verano no es antónimo de calidad, sea cual sea el producto. Por eso el chocolate con churros, común en los inviernos madrileños, también se incluye en su carta estival. Además, hechos de la mano de un maestro churrero de tercera generación único y que forma parte de su equipo de cocina durante todo el año. 

Aparte de esto, por supuesto, este espacio cuenta con una carta repleta de otros homenajes a nuestra cultura y costumbres. Desde el jamón Joselito, la terrina de foie y distintos tipos de laterío gourmet a propuestas más veraniegas como salmorejo, ensaladilla rusa, ensalada de aguacate o tartar de atún rojo y tapas castizas como tortilla de patata, callos, buñuelos de bacalao, mejillones tigre, gambas rojas al ajillo o langostinos de Huelva con gabardina, entre otros muchos. 

Por 30 euros por persona te aseguramos que disfrutarás de una velada muy sabrosa.

5. Tottori

Este nuevo restaurante del Grupo China Crown ubicado en el barrio Salamanca aterriza en Madrid después de 20 años de éxitos en su Japón natal. Su diferencial, el cuidado en las técnicas de cocina como son el uso de los cuchillos y el respeto a la estructura de los alimentos. 

Todo ello se deja ver en los cortes de sashimi, así como en las diferentes versiones de sushigunkan, rolls y niguiris– y en otras propuestas, como la tempura de langostinos o el yakimeshi.

Es lugar ideal para los amantes de la alta cocina nipona.

6. Asiakō

El Grupo Sr. Ito ha demostrado que la combinación de los productos españoles tradicionales con guiños japoneses es una realidad que gusta y tiene un gran público. Ejemplo de ello es su restaurante Asiakō, ubicado en el barrio de Almagro, donde la sabores vascos se funden con las técnicas asiáticas dando lugar a platos y pintxos que sorprenden. El hilo conductor de estos, la parrilla.

Como colofón para tu menú te recomiendan el flan de leche ahumada con dulce de leche de cabra. ¡No te lo pierdas!

7. La Parrilla de Arganda 

Si te apetece hacer una escapada fuera de la capital una de las mejores opciones es el restaurante La Parrilla de Arganda, ubicado en el municipio que le da nombre, Arganda del Rey, a 20 minutos de la capital. 

Su propuesta gastronómica, “honesta y tradicional a un precio asequible” como sus propietarios lo definen –25 euros con maridaje por persona-, destaca por un menú adaptado a la temporada donde la gran diferencia está en sus platos con verduras cultivadas en su propia huerta.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta