Morcilla negra. Es oír estos dos palabras y ya todos nos imaginamos sentados alrededor de una mesa disfrutando de una barbacoa entre amigos, bajo el poder de las brasas. Pero esta vez no, no hay verano, no acompaña el tiempo y las barbacoas tendrán que esperar, no así la morcilla, con la que podemos hacer platos muy diferentes que no incluyen brasa ni humos.

Tenemos cinco maneras sin demasiadas frituras con las que preparar un buen plato de morcilla con este alimento como ingrediente base.

No todo son brasas para la morcilla: cinco opciones

Si existe la morcilla de arroz, ¿por qué no un plato que contenga los mismos ingredientes por separado? Esta vez nos decantamos por un risotto de verduras con morcilla negra.

No todo son brasas para la morcilla: cinco opciones

Hojaldre crujiente relleno de morcilla y patata al horno con salsa de queso. Tres alimentos de la comida diaria perfectamente fusionados.

No todo son brasas para la morcilla: cinco opciones

¿Y si a la ensalada americana (de col) le añadimos un poco de morcilla? Puede parecer una combinación estrambótica, pero merece la pena probar nuevos sabores.

No todo son brasas para la morcilla: cinco opciones

Bocadito de bacon con base de calabacín y salsa de morcilla. Sólo con un poco de caldo de carne y nata conseguiremos esta rica salsa.

No todo son brasas para la morcilla: cinco opciones

Potaje de zanahoria, patata y morcilla negra, para los más nostálgicos de los platos de cuchara.