Hacía años – concretamente desde el 2008- que el famoso vino espumoso francés no obtenía unos datos de venta tan buenos y prósperos como los recogidos en 2015. Para ser un poquito más exactos y podernos hacer una idea de la (asombrosa) cantidad, fueron 3,91 millones de botellas de champagne las que se bebieron los españoles el pasado año. Unas cifras altísimas que hoy ponen de manifiesto la clara recuperación en nuestro país de una de las bebidas más adoradas en brindis y celebraciones (un 14,3% de crecimiento, el segundo más alto de Europa) y, también, de la caída del 0,8% del sector del cava.

Desde el 2005 solo se habían producido dos picos de crecimiento del champagne en España, en 2007 y 2008, justo los años de mayor auge en el sector del ladrillo. Sin embargo cuando la burbuja inmobiliaria estalló lo hizo en paralelo el negocio del champagne siendo el 2009 y el 2013 los peores años registrados en ventas.

Hoy, según un gráfico elaborado por el diario Expansión.com, Francia continuaría como país líder en cuanto a millones de botellas vendidas, siendo Reino Unido el segundo con un crecimiento de 4,5% y siguiendo con EE.UU, Alemania, Japón, Bélgica, Australia, Italia, Suiza y, en décimo lugar España. Que, aún posicionada en último lugar, habría recogido el segundo crecimiento más alto después de Australia.

©Expansión