Hace un año que esta concept store abrió sus puertas en pleno corazón de Malasaña como un espacio alternativo donde confluían distintas disciplinas culturales y artísticas llamadas a ofrecer una nueva experiencia a los visitantes. Pero no sólo eso, El Paracaidista  también se convirtió en el templo perfecto para dar la bienvenida al buen tiempo a través de espacios como su terraza, el restaurante Parq situado en el rooftop, ideal para saciar el apetitivo o alguna que otra cena, y la coctelería Cubanismo.

Un multiproyecto que ahora regresa este año con novedades en su Movie Bar. Un oasis cultural, tal y como sus creadores lo denominan, con 29 butacas XXL rescatadas de un antiguo cine de la época dorada que hasta la fecha había acogido ciclos de cine clásico e independiente en versión original.

Para esta nueva temporada, el espacio ha buceado entre mil y un trabajos y ha podido rescatar algunas piezas que un día se quedaron sin distribución. Lo que les ha llevado a apostar por ellas, por el cine experimental y jóvenes talentos.

Así pues, este año arranca con novedades y afterworks (con copa incluida, claro está) de cine en asociación con Cinemanía e invitados relevantes de la industria del cine como directores, productores, actores y, entre otros, críticos.