Pocas bebidas le ofrecen al consumidor vivir tan al límite como lo hacen Royal Bliss y sus nuevos embajadores.

Dotar a una marca de credibilidad solo puede hacerse recurriendo a la lógica. En el caso Royal Bliss, una referencia en el mundo de la coctelería en lo que a tónicas se refiere, la sensatez se tangibiliza reclutando a cocteleros para que “pasen la voz” acerca de las bondades de la marca y se conviertan en sus fiables embajadores. Así es como once reconocidos bartenders de nuestro país se han puesto manos a la obra para, a través de perfect serves y composiciones originales, mantener vigente el legado de una selección de ocho tónicas diferentes pensadas para fusionarse con ginebra en la creación del perfecto gin tonic.

Miguel Pérez –en la foto– y Adriana Chía de la coctelería Solange en Barcelona; Miguel Ángel Jiménez de Florida Retiro en Madrid u Óscar Solana de La Solía en Santander, son solo algunos de los expertos cocteleros que se han unido a Royal Bliss en su misión de compartir, con un mayor número de personas, su filosofía y estilo de vida. Todo con la meta en mente de derribar fronteras entre la barra y el cliente, a través de una selección de mixers que se diferencian de los demás por su forma de arriesgar con sabores que se salen de la zona de confort del buen bebedor. Creando así, la opción de cambiar de rumbo, de opinión y de romper moldes con un recurso tan fácil y refrescante como lo es un gin tonic.