El verano es la temporada que más desajusta nuestro reloj metabólico; lo que tiene que funcionar con normalidad no lo hace por culpa de comidas a deshoras, bebidas refrescantes y el recurrente hábito de trasnochar. Por eso, si sigues estas cinco pautas a diario, no tendrás que preocuparte por sufrir un metabolismo ralentizado, se activará automáticamente sin notar pesadez de estómago, náuseas o cualquier otro delirio estomacal e intestinal.

Metabolismo activo en cómodos pasos

Desayuno. La primera comida del día, el desayuno, hace que pongamos a trabajar al metabolismo desde bien temprano, de manera que cuando tengamos que hacer otras comidas ya llevaremos muchas horas de calentamiento y el cuerpo quemará calorías más rápido.

Metabolismo activo en cómodos pasos

Hacer deporte. La cuestión es hacer que los órganos se muevan, ¿cómo? Dando a cada uno lo que necesita: movimiento para activar el cuerpo y recordarle al estómago que tiene que despertar de tu letargo.

Metabolismo activo en cómodos pasos

Té. Variedades como el té verde, rojo y rooibos contienen sustancias aceleradoras del metabolismo: eliminar toxinas, líquidos y quemar calorías.

Metabolismo activo en cómodos pasos

Café. La cafeína es buena para adelgazar por su contenido en fibra y propiedades laxantes. Toda bebida quemadora de grasas activa el metabolismo.

Metabolismo activo en cómodos pasos

Cinco comidas al día. Si nos perdemos una ya estamos quitándole trabajo al cuerpo y dejando que repose más tiempo del que por norma tiene asignado, así que una forma de evitarlo en dándole de comer cinco veces al día.