Dirigidos a viajeros y apasionados, Mercure Hotels, la marca midscale del grupo AccorHotels, refuerza su arraigo local en Madrid con la renovación de sus dos hoteles de la capital: Mercure Madrid Centro y Mercure Madrid Plaza de España.

Ambos representan el espíritu de la marca, ofreciendo a sus clientes integración en la cultura local a través de recomendaciones y personalidad propia de cada hotel. Cada uno de ellos propone una inmersión completa en el destino, la ciudad, la decoración y entre otras, el storytelling.

En lo que respecta al Mercure Madrid Centro, se trata de oasis ubicado en el barrio de las letras. Cuenta con 60 habitaciones y un diseño muy bohemio a la vez que moderno. Tanto los viajeros de ocio como los de negocio, valoran positivamente este hotel por su céntrica situación, ya que está cerca de los principales puntos de interés, pero sin el bullicio que se suele asociar a las grandes metrópolis.

El Mercure Madrid Plaza de España es perfecto para aquellos clientes que quieran descubrir el Madrid más gastronómico, artístico y cultural. Situado cerca de la Plaza de España, muy cerca de la Gran Vía o el Templo de Debod, este hotel cuenta con un nuevo look moderno y tematizado con las distintas zonas de la capital.

Con un total de 97 habitaciones distribuidas en seis plantas bautizadas cada una con una calle de Madrid, este Mercure ha sido concebido para que los clientes sientan y vivan Madrid a través del diseño y la decoración. Pero también gracias a Vermutería Chipén, donde los viajeros podrán degustar una gran selección de vermuts acompañados por productos y tapas características de la ciudad.

Una inmersión en dos templos del relax que ofrecen un viaje por Madrid sin necesidad de cruzar la puerta de entrada.