Los mejores restaurantes para comer setas

1. El Cisne Azul en Madrid (Gravina, 19 y Gravina, 27)

Instagram @sandeepsanchome

Se trata de un local clásico de la capital, tanta es su fama que ya cuenta con dos restaurantes en el barrio de Chueca. Su oferta en setas en increíble: amanitas cesáreas, boletus, trompetas de la muerte,  níscalos, senderuela… El producto es de calidad y su preparación sencilla para dejar como principal protagonista a este manjar de otoño.

Los mejores restaurantes para comer setas

2. Can Jubany en Barcelona (Ctra. de Sant Hilari s/n. Calldetenes)

Instagram @nandujubany_oficial

La carta de otoño en Can Jubany tiene un apartado especial para los amantes de las setas esta delicia gastronómica se preparan con mucho mimo , protagonista por sí sola o compañero de lujo en muchos de nuestros plato.

Los mejores restaurantes para comer setas

3.Casa Vallecas en Soria (Real, 16, Berlanga de Duero)

Instagram @marta3prat

Soria es un lugar que rinde culto al mundo de las setas. Por eso, este restaurante situado en una casa palacio del siglo XV es todo un referente en la cocina micológica. Durante todo el mes de noviembre se celebran una cita imprescindibles para los fanáticos de las setas, Las Jornadas Micológicas que incluye un menú degustación de este alimento.

Los mejores restaurantes para comer setas

4. Ganbara en San Sebastián (San Jerónimo, 21)

Instagram @ganbara_

El ‘Ganbara’ puede considerarse uno de los bares de ‘pintxos’ con más fans de la parte vieja de Donostia. Su cocina en miniatura lleva muchos años triunfando son una elabora cocina vasca de altísimo nivel donde los hongos y setas en temporada son deliciosos.

Los mejores restaurantes para comer setas

5. Restaurante José Vicente en Huelva (Avenida de Andalucía, 53)

Instagram @daphne_cky

Este local no solo es irresistible por cómo preparan su gran oferta de setas, sino también por su localización , en pleno parque natural de la Sierra de Aracena en un pequeño  y tradicional espacio al que te gustará volver si eres un verdadero fanático de la recetas micológicas.