Pero la alcaldía de Florencia ha prohibido la construcción de un establecimiento de la cadena para así preservar la estética y herencia de este centro histórico.

He dicho que no, así de rotundo nos imaginamos al alcalde de la ciudad de Florencia ante la petición de la cadena de comida rápida McDonald’s de abrir un establecimiento en la plaza más mítica, considerada Patrimonio de la UNESCO.

Esta multinacional ya intentó (sin éxito) instalarse en el mismo sitio en 1989 y su tentativa de seguir intentándolo no ha disminuido con el paso del tiempo. Tanto es así que McDonald’s lo ha vuelto a intentar con el mismo resultado que su anterior vez; y es que para el gobierno de la ciudad es imposible permitir su aparición en la Piazza Del Duomo porque alteraría la estética histórica de la plaza.

El alcalde Dario Nardella se ha declarado en contra de la petición y asegura endurecer todavía más las leyes de concesiones de licencias para salvaguardar la calidad de una plaza que, además de ser centro de peregrinaje, también forma parte del patrimonio histórico del planeta.

¿Cesará esta cadena en su intento de formar parte de la historia de una plaza o seguirá peleando por su terreno?