Tras unas semanas pasadas por agua, parece que el buen tiempo ha llegado para quedarse… y eso solo significa una cosa para los amantes del buen comer y del buen beber: por fin podemos dar por comenzada la temporada de terraceo. De ahí que aquellos que nunca dicen que no a un buen plan, como nosotros, estén de enhorabuena: muchos de los edificios del skyline español esconden en sus azoteas verdaderos oasis a los que es imposible resistirse. Espacios que, además de presumir de magníficas vistas, cumplen sobre la mesa, tanto en el vaso como en el plato. Y como a los españoles es algo que siempre nos ha fascinado, y la oferta nunca deja de superarse, a continuación seleccionamos algunas de las mejores azoteas de España. No te despistes… que la primavera y el verano no son lo mismo sin pelearse por el mejor sitio en una terraza como mandan los cánones.

Dani (Madrid)

Ubicada en la séptima planta del hotel Four Seasons, en pleno centro neurálgico del lujo y la gastronomía, la terraza de Dani Brasserie se posiciona por segundo año consecutivo como una de las azoteas más codiciadas de la capital. Dani García conquista el cielo de Madrid con recetas que han marcado su trayectoria profesional, como el Tomate Nitro o la hamburguesa Rossini, que se suman a nuevas recetas neoclásicas, entre las que destacan la sopa de cebolla hojaldrada y el lenguado Wellington, además de elaboraciones preparadas en mesa como la ensalada César o el steak tartar. La propuesta culinaria se complementa con los exóticos cócteles diseñados por el head bartender Raúl Navarro, que rinden homenaje a grandes artistas que han marcado la historia de nuestro país, como Sorolla, Dalí, Velázquez, Almodóvar, Sara Montiel o Gloria Fuertes.

Verbena Rooftop (Barcelona)

El del Monument (hotel que, por cierto, está situado en la casa de Enric Batlló, una joya arquitectónica del siglo XIX que forma parte del Cuadrado de Oro de L’Eixample) es un rooftop intimista, repleto de vegetación, con zona chill out, sofás y mesas al borde de la piscina. Y lo mejor es que su propuesta gastronómica está diseñada por Martín Berasategui: destacan deliciosas ensaladas y sándwiches para la carta de mediodía y delicias gourmet como ostras, ceviches, tartares o focaccias para la carta de tarde noche. Además, en primavera y verano, todos los jueves, viernes y sábados la velada se ameniza con un interesante cartel musical, grupos en directo y Dj.

Justa Rufina (Sevilla)

Escalar a lo más alto de Sevilla suena muy tentador. Y más aún si es para disfrutar en la azotea del Radisson Collection Hotel Magdalena Plaza de la propuesta con la que el chef Manuel Berganza homenajea a la ciudad. Estamos hablando de “Sevilla en una caja”, una apuesta gastronómica que esconde tapas creativas para repasar algunas de las recetas más típicas de la capital andaluza. El formato, creado en exclusiva por Azotea Grupo, incluye bocados como estos: ensaladilla con ventresca de atún fresco; mollete con carrillera ibérica e hinojo encurtido; salpicón sobre hoja de cogollo. Redondea la experiencia el cóctel Olores de Sevilla, diseñado por Luca Anastasio y elaborado con mezcal joven, vino generoso amontillado, sirope de azúcar de caña, zumo de lima, zumo de uva ecológico, agua de azar y perfume de romero.

Palacio Cibeles (Madrid)

El grupo toledano Adolfo gestiona el restaurante sito en el Palacio de Comunicaciones. Con vistas a la diosa más conocida de la ciudad, el elegante mirador propone una gastronomía creativa y sana: hummus de remolacha, croquetas caseras, cecina de ciervo, etc.

Room Mate Valeria (Málaga)

Ubicado a tan sólo unos metros del mar Mediterráneo y junto a la calle Larios, centro neurálgico de la ciudad, se encuentra este hotel boutique de arrolladora personalidad (como todos los de la firma Room Mate). Y aunque hay muchas cosas que destacar de este establecimiento, hoy nos quedamos en su fabulosa terraza: bañándonos en su piscina y tomando el sol por el día y bebiéndonos una copa (bien servida) por la noche en modo chill out mientras observamos la ciudad iluminada. Esta vez –y sin que sirva de precedente– el Museo Picasso puede esperar.

KATAGI Blau (Palma de Mallorca)

El nombre de este restaurante hace honor a su propio significado: “bajo el cielo no hay otro igual”. Y es que no existe un lugar igual en toda la bahía que esta azotea del hotel Iberostar Selection Llaut Palma. Un escenario idílico para disfrutar de la gastronomía del chef Jose Pellegrino, quien se esmera en resaltar el brillo de la cocina asiática a través de productos únicos.

Picalagartos Sky Bar & Restaurant (Madrid)

Forma parte del elenco de Azotea Grupo desde 2018 y está alojado en la octava planta del hotel NH Gran Vía Collection. Aquí se disfruta de la cocina más castiza de Madrid gracias a las genialidades del chef, Manuel Berganza, que rinde homenaje al producto español con platos como la ensaladilla rusa, huevos de codorniz, mousse de piparra y ventresca de bonito, el tartar de atún rojo, panipuri, yema y vinagreta japo-extremeña o las coquinas a la sartén, manzanilla y cilantro. Las vistas son igual de top.

Alaire (Barcelona)

Situada en la octava planta del hotel Condes de Barcelona, puede presumir de vistas a La Pedrera  y a la Sagrada Familia. Por eso, y por su variada y exquisita carta, es un referente y punto de encuentro ineludible en la Ciudad Condal. Sobre sus mesas se puede disfrutar de un aperitivo durante el día, una cena informal por la noche o un cóctel al aire libre a cualquier hora, siempre con buena música de fondo.

Sép7ima (Madrid)

Está ubicado en la séptima (claro…) planta del Only You Atocha, con unas vistas envidiables a la estación de tren y más allá. La carta incluye recetas como la gyoza de langostinos en costra con salsa de curry verde y la hamburguesa de wagyu al estilo neoyorquino con mayonesa de trufa. ¿Los cócteles? En Angelita Sky Bar.

Terraza 270º (Valencia)

Esta famosa terraza del Hotel Barceló Valencia es una de las más cotizadas cuando llega el verano. Cuenta con una pequeña piscina y ofrece unas vistas espectaculares del skyline, en el que destaca por encima de todas las cosas la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Pero no sólo tiene una de las mejores vistas de todo Valencia, sino también una de las cartas de bebidas más amplia y cuidada de la zona, con destilados premium, cócteles (con o sin alcohol), cavas y champagnes perfectos para celebrar la vida entre baño y baño.

Azotea del Círculo (Madrid)

Las vistas desde esta azotea justifican por sí solas la visita. Su terraza ofrece distintos ambientes (mesas altas, camas balinesas, comedor) y recetas mediterráneas con toques internacionales de Manuel Berganza, quien dice imprimir aquí su sello más personal. Como botones de muestra: croquetas cremosas de jamón, torreznos de Soria crujientes, gambones al ajillo con pimentón de la Vera…

Le Tavernier (Madrid)

La Gran Vía madrileña estrenó el año pasado nuevo inquilino… con alma marinera y aires de taberna portuaria. Le Tavernier es un oasis de 500 metros cuadrados que está dividido en distintas zonas (escenario, mesas altas, gran barra) y que se deja llevar por el arte del picoteo homenajeando a Galicia. Todo, claro, al vibrante ritmo del skyline madrileño.

La Terraza del Santo Domingo (Madrid)

¿A quién no le gusta disfrutar de una comida, cena o tomar un cóctel con unas vistas panorámicas de Madrid? La capital tiene un espectacular espacio que se ha convertido por derecho propio en una de las direcciones imprescindibles del centro, La Terraza del Santo Domingo. Está ubicada en la séptima planta del hotel homónimo y cuenta con unas vistas 360º de la ciudad. En su carta destacan platillos como los taquitos de cochinita pibil con cebolla roja encurtida, lechuga en juliana y salsa agria, los raviolis de rabo de toro y la contundente hamburguesa de costillar a baja temperatura. Para acompañar estas suculentas recetas, o alargar la sobremesa hasta el atardecer, nada como su coctelería de autor. Además, el espacio cuenta con algunas zonas acristaladas perfectas para los días menos cálidos.

Rooftop Bar Me Barcelona (Barcelona)

En la octava planta del Me Barcelona, emplazado en plena milla de oro de la ciudad (y, por ende, con unas vistas espectaculares de la Plaça Catalunya y el skyline), se sitúa este rooftop bar. Un lugar de ambiente relajado y libre acceso exclusivo para los clientes del alojamiento. Aquí los clientes pueden disfrutar del excelente clima mediterráneo mientras se dan un chapuzón, saboreab un buen cóctel y se deleitan con la impresionante puesta de sol.

Gingko Sky Bar (Madrid)

La sede de la cadena VP en Plaza de España, decorada por Studio Gronda, apuesta por el diseño como valor diferencial. En la planta 12 está Ginkgo, una zona presidida por techos facetados de espejo y tres grandes barras (dos interiores). El solárium que rodea el bar cuenta con piscina con fondo acristalado. En lo referente al comer, alcachofas fritas con sal de jamón y crema de ibéricos, steak tartar de solomillo de vaca… y de beber, cócteles.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta