Café, claro está. Bueno, muy caro no es, ero sí el genial invento de unos gemelos de Barcelona que querían beber café ‘cold brew’ de calidad.

Nos propusimos crear el secreto de este café es que es eso,
100% café sin diluir, sin conservantes, estabilizantes ni colorantes que puede tomarse con hielo, con leche, diluido en agua… Por otro lado, los Boleas cuentan con la garantía de calidad
de cafés El Magnífico, un clásico de Barcelona que se encarga de tostar y moler los granos seleccionados antes de embotellarlo y etiquetarlo a mano. Los posos sobrantes, por cierto, se acaban utilizando como fertilizante para plantas y en el proceso no producen ningún residuo. Una idea bonita por fuera… y por dentro (cafefred.es).