El objetivo es suministrar alimentos y productos de higiene.

Action Hunger, una organización sin ánimo de lucro dirigida por Huzaifah Khaled, doctor en derecho en el Reino Unido, nació con la idea de instalar máquinas expendedoras diseñadas específicamente para dispensar productos para indigentes. La solución que ofrecen, a diferencia de los comedores comunitarios y de los albergues, es su horario de atención, ya que su servicio es 24/7 y no necesitan de instalaciones específicas ni personal a tiempo completo para atenderlas. “El beneficio inmediato de nuestras máquinas expendedoras es que sacian el hambre y promueven la nutrición para los miembros más vulnerables de nuestra sociedad”, explican desde la organización y añaden: “Las máquinas les dan acceso a comida y vestimenta gratuitas a cualquier hora, sin que nadie se quede sin ayuda cuando los distintos albergues y organizaciones caritativas están cerrados o fuera de horario”.

Dos de los objetivos principales de los avances tecnológicos tienen como fin resolver las necesidades de los consumidores a la vez que aumentan su productividad y ayudan a hacer más fácil la vida de las personas. La idea que hay detrás de Action Hunger es que las personas necesitadas obtengan una tarjeta especial y que puedan utilizarlas para sacar fruta, sándwiches, calcetines, cepillos de dientes y demás productos de higiene. Para mantener el buen uso de la tarjeta, se permite sacar productos tres veces al día además de asistir cada semana a una organización asociada para demostrar que están buscando activamente salir de su situación en la calle. “La idea es que los usuarios no se vuelvan dependientes de las máquinas, sino que trabajen en un plan a largo plazo para ya no estar en las calles”, explican.