La mantequilla tiene procedencia animal y es, básicamente, nata batida. Contiene alrededor de un 80% de grasas, tiene colesterol y, mayormente, se fabrica con la leche de la vaca. La margarina, por su parte, es un producto relativamente actual que se creó como sustituto de la mantequilla y que se elabora a partir de grasas vegetales que han sido hidrogenadas.

Entonces, ¿es mejor tomar mantequilla o margarina? Lo cierto es que no existe una respuesta concreta. Ambos productos son una buena fuente de grasas y nos aportan nutrientes necesarios para nuestro cuerpo. Al estar compuestos básicamente por grasas, son alimentos calóricos y deben consumirse con moderación, sin abusar de ellos. Por tanto, lo mejor es tener una dieta equilibrada en la que poder consumir ambos productos de forma moderada.