Lejos queda la época en que solo podíamos pedir vinos de Rioja y Ribera del Duero. Al menos, el resto de zonas no lograban abrirse paso. Hasta ahora. Las zonas de Jumilla, Toro, Bierzo, Somontano y un largo etcétera lucen orgullosas sus vinos por España y el resto del mundo. Y Madrid también puede decir lo mismo. La Denominación de Origen Vinos Madrid comenzó a gestarse en 1982, pero no fue efectiva hasta finales de 1990.

Además de elaborar grandes vinos, la Comunidad de Madrid está siendo atrevida y pionera en los diseños de las etiquetas de sus botellas. Es una de las zonas que más está teniendo en cuenta al público joven y a la importancia de animarle a que sepan elegir buen vino. Te damos a conocer algunas bodegas que deseamos no te pierdas, porque sí, ahora podemos decir que Madrid también es zona de vinos.

– Comando G. Tres jóvenes con una misma inquietud, una misma pasión y la misma filosofía para transmitir de qué va esto de los vinos. Comando G (de Garnacha y un guiño a la generación a la que pertenecen) elaboran sus vinos con viñedos situados entre Cadalso de los Vidrios y Rozas del Puerto Real. Con una intención muy meditada los nombres de sus caldos es lo que más llama la atención: La Mujer Cañón, El Hombre Bala, La Bruja Avería… y sus etiquetas acompañan esta maravillosa locura que cuando te llevas a la boca se reafirma.

– Bodegas 4 Monos. Compuesta por cuatro jóvenes que disponen de cuatro viñedos viejos, ecológicos, en Cadalso de los Vidrios. Allí encontraron una uva inédita, la cariñena, con la que hacen estos vinos tan ricos junto a la garnacha y la syrah. Su primera añada en el mercado fue en 2010. La crianza la hacen en barricas usadas y utilizando el raspón, lo que los hace verdaderamente especiales. De momento tan solo elaboran tres vinos: 4 Monos Tinto, 4 Monos Albillo y La Danza del Viento. Sus etiquetas no pasan desapercibidas, haciendo honor a su nombre. ¡Muy divertidas!

– Bodega Licinia. Este proyecto familiar que nace en 2005, situado en Morata de Tajuña, elabora vino ecológico y realiza una vendimia manual escogiendo minuciosamente cada una de sus uvas. De momento, tan solo se puede disfrutar de Licinia. Pero ya se sabe lo que dice, más vale la calidad que la cantidad.

– Bodega y Viñedos Bernaveleva. Se trata de una bodega que emplea técnicas tradicionales de laboreo: con animales, estiércol natural y procesos biodinámicos que siguen los ciclos lunares para tratar las viñas, algo que según dicen ciertos expertos, influye en la elaboración del vino. Se puede disfrutar del maravilloso Navaherreros, Bernaveleva Garnacha de Viña Bonita, entre otros.

– Bodega Ecológica Luis Saavedra. Esta bodega, situada en Cenicientos, fue la primera en reivindicar el vino ecológico. Lo más curioso es que ha llamado la atención de la comunidad judía por hacer el primer vino kosher con sello ecológico de España: Corucho Kosher. También puedes probar el Minoss y Valleyglesias Crianza, Valleyglesias Garnacha Centenaria o el Valleyglesias Albillo Moscatel.

Madrid también puede presumir de buenos vinos

Madrid también puede presumir de buenos vinos

Madrid también puede presumir de buenos vinos

Madrid también puede presumir de buenos vinos

Madrid también puede presumir de buenos vinos