La escapadita de fin de semana con amigos no puede faltar ahora que empieza la primavera y lo que apetece es salir de casa. Pasar un domingo entre monumentos milenarios Patrimonio de la Humanidad o alargar el plan perdiéndote por algunos de sus rincones. Segovia es una de las ciudades más pequeñas de nuestro país pero su valor cultural y gastronómico no tiene nada que envidiarle a las más grandes. Sí, sí. Sabemos que nos vais a preguntar por el cochinillo y sí, os proponemos algún local donde es la especialidad. Pero no tengáis reparo en visitar alguna de estas sugerencias aprobadas por segovianos auténticos. Los restaurantes de moda de Segovia que más nos gustan -y que los locales no se pierden-.

La Concepción – «La Concha»

Terraza de la Concepción, Segovia.

En plena Plaza Mayor de Segovia se encuentra La Concepción. Un lugar de culto para los segovianos que quedan a desayunar, tomar el aperitivo o para el tardeo -tan de moda ahora-. La Concha ofrece desde cafés hasta vermús en su barra y sus mesas bajo los soportales. Los aperitivos se elaboran con productos de la máxima calidad y cuenta también con un menú castellano por 27 euros, además de la carta. En su web encontraréis toda la información y una serie de recetas para preparar en casa.

El Secreto de San Clemente

A escasos metros del acueducto y de la Ermita románica de San Clemente se encuentra el restaurante El Secreto de San Clemente. En una de las calles principales de Segovia, este restaurante suele convertirse en un gran descubrimiento para los turistas. Los segovianos acuden al Secreto de San Clemente por su espectacular terraza con vistas al acueducto y para pasar el día entre amigos, tapas (sus croquetas son de las más recomendadas) y buenos vinos. Un local con mucho encanto y un trato inmejorable.

Pandora

Pandora es uno de los últimos locales que ha poblado la escena segoviana, tan nuevo que su web aún está en construcción. Un sitio moderno y acogedor pensado para encuentros especiales y cenas tranquilas. La carta «va directa a los 5 sentidos», como dicen ellos mismos en su Instagram. Cocina fusión y platos internacionales para degustar recetas como: las alitas deshuesadas en salsa Hoisin, tagliatelle salteados con guiso de carrilleras al vino tinto y mozzarella fundida o un entrecot de vaca vieja.

Bonus track: los clásicos que no pasan de moda

Cándido

Seguramente no tengamos que haceros presentación de Cándido. Su cochinillo es famoso en todo el mundo y hay quien peregrina hasta Segovia solo para probarlo y degustar su jugosidad y su crujiente piel (no les culpamos, nosotros también somos fans). Pero si su cochinillo os gusta, dejad hueco para los postres. Uno de los secretos mejor guardados de Cándido es que sus postres son otra de las joyas de la corona. ¿Tarta de ponche segoviano? ¿Torrija? ¿Flan de queso con salsa de queso? La verdad es que no podemos decidirnos…

José María

Ir a Segovia a comer y no hacerse unas fotos junto al acueducto o comerse un cochinillo puede considerarse en algunos catecismos un pecado casi mortal. Hacemos una mezcla de ambos requisitos y optamos por hacer fotos del puerco asado que nos vamos a zampar. ¿Dónde? En uno de los grandes clásicos, la casa del maestro José María Ruiz, un acierto seguro. Nos gusta mucho el menú degustación, nada caro si tenemos en cuenta que incluye una botella de una edición especial de otro clásico, Pago de Carraovejas Autor (propiedad de Ruiz), platos de picoteo, el asado y un postre. No se puede pedir más; o sí, repetir pronto.

Texto de Susana Martín de la Guía Tapas 2021.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta