El Gobierno francés acaba de aprobar una ley en la que a partir de 2021 el Camembert falso, es decir, el que está hecho con leche pasturizada y no con leche cruda, podrá etiquetarse de la misma manera que el Camembert tradicional. Según The New York Times, alrededor de 40 importantes chefs franceses, junto a fabricantes de vinos y quesos, han firmado una petición para exigir que el propio presidente Emmanuel Macron intervenga y derogue esta ley. De las 360 millones de ruedas de queso Camembert que se producen en Francia cada año, sólo 4 millones son etiquetados como Camembert de Normandie, elaborados de forma tradicional y con leche cruda.

Los franceses producen los mejores quesos del planeta, convirtiéndose en uno de sus bienes gastronómicos más preciados y considerando que protegerlo no es sólo proteger a los fabricantes sino a la tradición, ya que la forma en la que se hacen este tipo de quesos ha estado a punto de desaparecer en varias ocasiones. Hasta ahora los productores industriales de queso tenían permitido catalogar sus productos como “fabricado en Normandía”, pero estas nuevas regulaciones les permitirían dar a sus quesos el nombre de Camembert de Normandie.