Los bolsillos son el equivalente humano de los agujeros en los que los avestruces meten la cabeza cuando tienen miedo. Están ahí para disimular los nervios, la incomodidad y el desamparo que genera eso de tener dos cosas largas colgando a cada lado del cuerpo. Hay quien piensa que se inventaron para guardar objetos, pero no es verdad. Los inventaron para regalarte algo de confianza en tu primera cita, antes de entrar a una entrevista de trabajo o frente a la puerta de embarque. Ese es el gran secreto de los bolsillos. Pero no todos los bolsillos son iguales.

Esto es algo que Dockers tiene claro, porque han acompañado a mucha gente en todas estas situaciones (y en otras tantas). Ahora le ha tocado a Ross Borden, creador de Matador Network, contarle al mundo lo que es salir ahí fuera y arriesgarse. Pocos saben mejor que él la importancia que tienen los bolsillos cuando estás esperando un avión (o un tren, o un taxi, o una bicicleta en China).

Su historia comienza con 11.000 dólares y una idea: conectar a gente a lo largo y ancho del planeta. La historia no trata de hoteles, restaurantes y bla-bla-bla. No; Borden sabe que el papel central lo tienen las personas. Y a partir de aquí nace el resto. Pero lo mejor es que sea él quien te lo cuente, ¿no?

[jwp-video n=»1″]

Berlín, México y San Francisco son las tres paradas en las que Ross se detiene para contarte algunas cosas que ha aprendido por el camino. Eso sí: esta vez no está solo; Dockers le acompaña en cada una de esas paradas para prestarle un par de bolsillos en los que meter las manos, la cartera y las historias que se le ocurran. Además, la marca aprovecha para hacer dos viajes junto a Borden: uno al pasado para recuperar su logo vintage y otro al futuro para lanzar el nuevo pantalón Supreme Flex, la opción perfecta frente a la puerta de embarque.

Y tú, ¿te conformas con cualquier bolsillo?

#AlwaysOn