Grandes cosas han salido luego de la pandemia y es que las mentes se han puesto creativas. Muchos han podido ver oportunidades de negocio, cosas que faltaban y que hoy, cuando las aguas se han calmado un poco, no podríamos vivir sin ellas. Tal es el caso de Mari Carmen Vélez, chef y propietaria del restaurante La Sirena, que en plena pandemia decidió, junto a su esposo, pasar el confinamiento en su casa de Morro Jable en Fuerteventura. 

En un viaje que, evidentemente, no era de vacaciones, pero que se prestaba para pasar unos días muy agradables, fue cuando Mari Carmen conoció al chef Rigoberto Almeida, venido directamente de Cuba, pero con años de vivir en la isla. Fue justo en El Pellizco, restaurante de Almeida donde nació la amistad entre los chefs. 

Juntos idearon la manera de fusionar sus raíces, sus sabores y sus colores en un restaurante que combina el mediterráneo de Mari Carmen y el caribe de Rigoberto. Así es como nació “Lo Nuestro”. Durante algunos meses, los chefs se pusieron manos a la obra con su infinita creatividad para crear los mejores arroces con sabores intensos y toques modernos, así como otros platos que llamarán la atención por desdibujar las fronteras entre el mediterráneo y el caribe. 

Su menú incluye también platos típicos de las Islas Canarias con toques vanguardistas que sorprenderán los paladares de todos sus visitantes. Han pasado pocos días desde su apertura y ya conquista con sus sabores y detalles inolvidables. Además, cuenta con unas vistas fantásticas a la playa que no hacen más que sumar lindos recuerdos a esta experiencia. Se encuentra ubicado en la Avenida del Saladar, una zona turística que ya da pistas de pasárselo de lo mejor. 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta