Imagina un viaje. Espera. No un viaje cualquiera. Digamos, para entendernos, que estamos hablando de EL VIAJE. Porque no vale conformarse con hacer la maleta, coger un avión y desembarcar en el típico destino en el que te esperan un paisaje de foto, una tumbona de doble posición y un par de cervezas frías.

Eh, ¿quién ha dicho cerveza?

Sí, cerveza. Porque claro, resulta fácil abrir una cerveza mientras se pone el sol sin plantearse cómo ha llegado hasta allí esa mezcla de lúpulos y maltas. Cómo ha podido obrarse el milagro.

Y ahí es donde entra Selecta de San Miguel; que no es que vaya de cerveza trotamundos, NO: es que lo es. Cualquiera que bucee en los orígenes de San Miguel sabrá que fue fundada en 1890 en Manila,  entonces capital colonial española de Filipinas. Antes de cumplir un siglo, aparte de en España ya arrasaba en toda Europa y el norte de África, con cifras de ventas de vértigo.

Volvamos ahora, ahora sí, al lúpulo, a la malta; al porqué de nuestro viaje.

Para conseguir la mejor cerveza, como para conseguir lo mejor de cualquier cosa que se te ocurra, no basta con quedarse quieto y esperar en la puerta de tu casa. Hay que moverse. Y eso hicieron los pioneros de San Miguel, del mismo modo que ahora han surcado tierras y mares para encontrar los ingredientes perfectos. Dicen que en todo el mundo hay alrededor de 53 millones de hectáreas cultivadas de cebada y, obviamente, no están una al lado de la otra. Por tanto, la tarea de encontrar las mejores implica VIAJAR.

Y viajar implica seguir tu intuición, como el día aquel en que –¿te acuerdas?­– sospechamos que el mejor pescado de Asturias no estaba donde decían todas aquellas guías turísticas, sino justo detrás; en ese chamizo regentado por un matrimonio que compartió con nosotros un colosal rodaballo.

O como aquella ocasión en que nos perdimos, un poco a propósito,  al sur de una atestada playa mexicana y acabamos escalando de cocotero en cocotero porque, según una lugareña, “no había otros cocos en el mundo como aquellos”.

Eso es VIAJAR. Compartir experiencias, explorar, recorrer el mundo y no conformarse con lo fácil. Y de eso trata Selecta de San Miguel. Tan sencillo… y tan difícil a la vez. Compruébalo aquí.

#LoMejorEstáPorLlegar.

Salud.