El picante, dicen que o se ama o se odia. Y en esto estamos de acuerdo. La línea es tan fina que un día puedes estar odiándolo con toda tu alma y al día siguiente encontrar una de las salsas más adictivas y sabrosas que has probado nunca. Para todos aquellos que quieren iniciarse en el mundo del picante, os traemos una deliciosa lista de salsas que, sí o sí, deberíais probar para empezar iniciaros en su uso.

Picante

Secret Aardvark

Esta salsa mágica a menudo se puede encontrar atada a las mesas porque la gente siempre la roba. Viene en diversos grados de picante, pero para los que buscan un sabor suave la vuestra es la Salsa de Frijol Negro con Ajo. Esta salsa es mínimamente picante, lo que la convierte en una buena forma de saltear verduras y acompañar carnes.

Picante

Salsa Bravado de Jalapeño & Manzana verde

Esta salsa picante es increíblemente compleja e inesperada de dulce y picante que agrega matices a donde la eches. Pruébalo con carne de cerdo, te encantará.

Picante

Mild Buffalo

Es la mejor salsa para utilizar con alitas de pollo. El secreto aquí es el zumo de piña, que elimina la necesidad de azúcares al tiempo que contrarresta el sabor picante, lo que permite un sabor dulce y agripicante.

Picante

Yai’s Thai Ginger Lime

La comida tailandesa tiene el hábito de provocar el calor en tu lengua a través del picante. Yai tiene un toque picante, gracias a su infusión de jalapeños y serranos, pero están equilibrados por expertos con una dosis de cilantro y jengibre, que realmente te hace sentir como si estuvieras comiendo algo mucho más picante.

Picante

Cristal

La lealtad a la salsa picante es profunda desde el momento en el que se prueba Crystal. Para las personas que aman la salsa picante en su forma americana más pura y ardiente, pero no pueden con el quemazón del picante, no hay mejor ejemplo que Crystal. Tiene las notas de vinagre, la sal y el punto justo de la pimienta de cayena para no producir acidez estomacal.