O casi. Ernesto Díaz llegó a Madrid para estudiar y acabó quedándose tras abrir uno de los primeros restaurantes mexicanos de la ciudad.

El cónsul de México se acerca, pide una ronda de tequila y brinda por los veinte años del restaurante. Estás escuchando de sus labios que no hay otro mexicano en la ciudad que sirva una sopa de tortilla estilo culiacán más auténtica y sabrosa, cuando un veterano hostelero, competencia para más señas, pide otra ronda de reposado para seguir celebrando las dos décadas de historias, veladas y festines en aquel lugar. Cuando Ernesto Díaz Trincado llegó a España para realizar su doctorado en Derecho Laboral poco podía imaginar que acabaría convirtiéndose en uno de los nombres de referencia de la cocina mexicana en Madrid. No de la alta gastronomía, sino de la más tradicional, la que no evita ni reniega del festival de colores en la decoración ni de los sabores en los platos, servidos en un local en el que suenan –y pisan– mariachis y donde, además de dar de comer a los clientes, los hacen sentirse en casa. En la de allá. Los guisos caseros de Las Mañanitas, sus sopes y sus tacos (imprescindibles los clásicos al pastor) han dado de comer a un par de generaciones de madrileños y visitantes. Y la música sigue sonando. ¡Felicidades!

LAS MAÑANITAS

Fuencarral, 82 Madrid

mananitas.com