Esta técnica con tantos años de antigüedad ha llegado a 2018 para romper los esquemas de la gastronomía. Puedes hacer prácticamente cualquier plato a la brasa y, como sabrás, su sabor cambia de una forma tan radical que hasta una paella puede mejorar sólo con el olor de los troncos quemándose.

El Señor Martín

Este restaurante nació a partir de pescadería gourmet, por lo que se convierte en parada obligatoria para probar su pescado a la brasa. Da igual cuál sea, aunque nosotros te recomendamos el besugo y el pulpo a la brasa.

Marea Alta

Los platos de Marea Alta llegan directamente del mar a la mesa para que los disfrutes en una de las mejores vistas de todo Barcelona. Las sardinas a la brasa, una exquisitez.

Soma de Arrando

Porque no todo va a ser pescado, el restaurante Soma de Arrando presenta uno de los platos más diferentes de su carta, la codorniz braseada.

Carbón Negro

Mucho se ha hablado de Carbón Negro por su tarta de queso, pero, ¿y su besugo a la brasa qué, eh?