La nueva Terraza Aperol, el último flagship del Grupo Campari, abrió sus puertas hace varias semanas en el centro de Venecia, en Campo Stefano. Esta apertura representa el renacer de la ciudad de los canales, haciendo hincapié en las tradiciones venecianas y en la conexión de la marca con la ciudad.

El icónico Aperol Spritz, originario de la región de Véneto, y que recientemente celebró su centenario, ha convertido el aperitivo italiano en un ritual global, un momento esencial que une a las personas de una manera espontánea.

Esta se ubica en un histórico palacio veneciano en el Campo Santo Stefano y cuenta con una gran terraza dentro de la propia plaza. Justo a su lado se encuentra el emblemático puente de la Academia, una zona de gran tráfico turístico. Además, ha mantenido su esencia y es muy popular entre los venecianos.

Este es el lugar perfecto para experimentar el espíritu de la marca de una manera única, celebrando la amistad y las ganas de disfrutar la vida que tanto la caracterizan. Además, se inspira en una redefinición del “bacaro”, el típico bar veneciano. Una mezcla que parte de las tradiciones venecianas más auténticas y aspira a convertirse en uno de los motores de vitalidad para la ciudad y en el
lugar favorito de los venecianos. Además, gracias a su color naranja tan característico y a su increíble filosofía, la Terrazza Aperol se convierte en un must-see de la ciudad para los turistas.

La relación que une a Venecia y Aperol Spritz salta a la vista, ya que el suelo es de madera de «briccole» extraída de la Laguna de Venecia. Las paredes, por su parte, tienen baldosas de vidrio colocadas a mano. La Terrazza también presume de candelabros de cristal de Murano y un sinfín de elementos de diseño traídos de la mano de Vudafieri Saverino Partners Studio.

Los chefs Alessandro Negrini y Fabio Pisani, conocidos por su implicación en el Luogo di Aimo e Nadia, se han encargado de elaborar el menú de la Terrazza, el cual mezcla tradición veneciana y sabor a Italia.

El proyecto es una de las iniciativas diseñadas para apoyar la recuperación de las tradiciones locales, al igual que el «Open Day Squeri» del pasado julio donde se ofrecieron visitas guiadas a dos de los «squeris» de la ciudad. Además, se pudieron ver talleres históricos donde los carpinteros fabricaban las góndolas.

Como muestra del compromiso de la Terrazza Aperol con Venecia, la empresa ha ayudado a restaurar el Caorlina y el Batèlo de Nasse, dos barcos históricos.

Deja un comentario